martes, 3 de enero de 2012

LAGUNA DE APOYO DE ORIGEN VOLCANICO.


El departamento de Masaya cuenta con dos lagunas: la de Masaya y la de Apoyo, pero esta última es la de mayor atracción para los visitantes, ya que debajo de un gran manto de agua de más de 100 metros de profundidad, está un volcán durmiente, en reposo, pero con cierta actividad a través de algunas fumarolas en su interior. El anillo boscoso que presenta la laguna a su alrededor, permitió que fuera declarada área protegida.
Por su característica, es quizá la laguna volcánica más conocida de toda Nicaragua, también es una de las más antiguas y bellas de América.
En un estudio realizado por el Servicio Geológico Checoslovaco entre 1997 y 1998, en colaboración con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, se indica que esta laguna, de origen cratérico, se formó sobre la caldera de Apoyo, que es una estructura volcánica de forma casi circular, con unos 6 kilómetros de diámetro, que tiene la forma de un cono invertido.
Ubicación geográfica
El punto más alto del borde de la caldera se encuentra al norte de Catarina, en el margen occidental, y alcanza una altura de 542 metros sobre el nivel de mar. El punto más bajo del borde se encuentra en el borde nororiental (en dirección a Granada), y alcanza 190 metros sobre el nivel del mar. La laguna en sí, por su parte, tiene una altura de 73 metros sobre el nivel del mar, según datos del Ineter.
Cabe recalcar que Apoyo no es el único cráter del país que contiene una laguna en Nicaragua, porque existen otras lagunas volcánicas como Cosigüina (en Chinandega), Tiscapa (en el centro de Managua) y Apoyeque (en las afueras de Managua), entre otras.
Entre las antes mencionadas, Apoyo ofrece el mayor potencial turístico debido a su conservada naturaleza y a su accesibilidad; y, además, porque es la que posee el espejo de agua más grande entre las lagunas cratéricas en el territorio nacional.

Aguas claras y profundas
La Laguna de Apoyo tiene un área superficial de 2,110 hectáreas. Sus aguas son muy profundas: según estudios, el fondo del hoyo cónico está a más de 100 metros bajo el nivel del mar, y la orilla de la laguna se encuentra a 75 metros sobre el nivel del mar. Estas aguas, además, son las más claras dentro de los cuerpos de agua dulce en Nicaragua, y posiblemente en toda Centroamérica. Aunque no son aptas para el consumo humano, son aguas muy limpias, con bajos niveles de contaminación natural o por influencia de las personas.
Para conservarla, jóvenes ambientalistas en conjunto con la Asociación de Municipios Integrados por la Cuenca y Territorios de la Laguna de Apoyo, Amictlan, han venido trabajando en campañas de sensibilización, y han realizado jornadas de limpieza en la Laguna de Apoyo para evitar la contaminación.
De 27-28 grados centígrados es la temperatura promedio en que se mantienen las aguas superficiales de Apoyo, pero en el verano, por los vientos de la temporada, que traen aguas frías de las profundidades, ocasiona un ligero descenso en la temperatura.
Por otro lado, el área de drenaje de la Laguna de Apoyo es una subcuenca de aguas de escurrimiento superficial que se limita solo a las laderas del interior de dicha caldera, y que tiene un área aproximada de 40.7 kilómetros cuadrados de superficie, creando una red de drenaje radial.
La Laguna de Apoyo es, por tanto, una depresión cerrada que no tiene salida superficial y obtiene los escasos aportes de las quebradas en época de lluvia, y algunos manantiales permanentes, lo que la define como un sistema endorreico.

Resultados de batimetría

Según la batimetría realizada por Ineter-Cira en 2006, la profundidad de la laguna alcanza un máximo de 176 metros (123 metros de media) y tiene paredes escarpadas y un fondo plano. Años atrás, en otra batimetría realizada, se comenta que se alcanzaron más de 200 metros; lamentablemente estos datos no han podido ser confirmados, dado que no se han conseguido los datos originales.

19 manantiales y termales
En la caldera de la Laguna de Apoyo, se dice que existen al menos 19 manantiales, de los cuales tres son permanentes, y una fuente de aguas termales.
Algunos pobladores comentan que hace más de 20 años existían ocho arroyos permanentes. Esta pérdida de recursos hídricos superficiales está relacionada con la disminución del nivel de la laguna.
Álvaro Gutiérrez, divulgador de Amictlan, dijo que el cráter de Apoyo nació hace unos 23,000 años, luego de una potente explosión volcánica que dejó un hoyo de unos seis kilómetros de diámetro. Con el pasar del tiempo, la afluencia de aguas subterráneas y el aporte de las lluvias permitieron el surgimiento de la laguna.
Hoy, la Laguna de Apoyo es un volcán activo, lo cual manifiesta a través de las aguas calientes en el sector de San Juan de Oriente, por los sismos de origen volcánico que se registran con mucha frecuencia en la zona, muchos de los cuales no se sienten, pero sí son detectados por los aparatos que tiene el Ineter, y porque en ocasiones del año emana gases.

Por ser un volcán activo, Amictlan realiza trabajos en gestión del riesgo desde hace cinco años, “se les dice que están entrando a un volcán, y que se deben de tomar medidas por si ocurre un sismo o un deslizamiento, aunque no son predecibles las amenazas volcánicas, es importante que la población sepa cuando visitan la reserva que están dentro de un volcán activo, y manejar cuáles son las rutas de evacuación”, explicó Gutiérrez.

Violenta erupción

Cuando este volcán hizo erupción arrojó al espacio un estimado de más de 10 millones de metros cúbicos de material pulverizado, y fue la explosión volcánica más grande acontecida en la zona en los últimos cien mil años, según especialistas.
La Laguna de Apoyo es en la actualidad uno de los atractivos naturales más visitados por turistas nacionales y extranjeros, que en su mayoría disfrutan de su paisaje desde el Mirador de Catarina. Sin embargo, sus faldas internas, desde hace años, se encuentran ocupadas por casas de verano, bares, restaurantes y hoteles que dan servicio a los bañistas que visitan sus aguas.
Sus aguas calientes y cristalinas tienen una profundidad estimada de 200 metros, y en ellas los turistas, además de bañarse, pueden realizar actividades deportivas. Su flora, exuberante, hace de este lugar un sitio especial.
Apoyo no solo es una laguna volcánica, también tiene un anillo boscoso que cubre sus laderas, y aunque no está intacto, se encuentra bastante conservado en algunos sectores, mientras en otros está bastante disminuido debido a la actividad humana.
Área protegida desde 1991
A partir de 1991, el sitio fue declarado área protegida. Tanto la laguna como el interior del cráter se encuentran divididos entre Granada y Masaya. Los sectores norte y oeste están dentro de los municipios masayenses Catarina y San Juan de Oriente; los municipios granadinos Diriá y Granada, toman los sectores sur y este. Otros municipios con influencia por encontrarse en la zona de amortiguamiento, son: Masaya, Diriomo, y en menor grado Niquinohomo.
En el interior de la reserva se encuentra la comarca Plan de la Laguna, que comprende unas 95 casas. Otras viviendas se encuentran esparcidas en las laderas, y un amplio conjunto de casas de veraneo se ubican sobre todo en las orillas del cuerpo de agua. Unas 100 familia viven dentro de la reserva, sin embargo, en los alrededores de esta se estiman hasta 100,000 habitantes, según datos brindados por Amictlan.
La poca explotación histórica de lo que hoy es la Reserva Natural Laguna de Apoyo, ha garantizado hasta ahora una buena conservación de los ecosistemas existentes.
Especies únicas
En la reserva se encuentran especies que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.
Apoyo presenta un ecosistema de Trópico Seco, como lo confirman las variedades de especies de flora y de fauna dentro de la reserva.
Durante la estación seca, que se extiende de diciembre a fines de abril, la vegetación de Apoyo disminuye su follaje y verdor, aunque hay una gran presencia de flores y de frutas consumidas por los animales locales y especies migratorias de aves.
La estación lluviosa, que se registra de mayo a noviembre, se caracteriza por el amplísimo verdor ypor el crecimiento de la vegetación, y por un período de anidación y dispersión para varias especies de animales.

Los bosques de Apoyo poseen especies de plantas y de árboles de trópico seco, dentro de las que destacan especies arbóreas como Pochote, Ñámbar, Caoba, Zapote y Guacuco, las que son buscadas por personas que se dedican a comercializar ilegalmente maderas preciosas. Abundan también las orquídeas.
La fauna en Apoyo es también interesante y diversa; dentro de los mamíferos se encuentran zarigüellas, osos hormigueros, guardatinajas, leoncillos, monos congos y monos cariblancos, entre otros. También hay reptiles como iguanas verdes y boas comunes.
Los pájaros son abundantes, y pueden observarse oropéndolas, halcones peregrinos, pibís colicorto y azulitos multicolores, además de unas 65 especies de aves migratorias. También es posible encontrar varias especies de mariposas y algunas de moluscos.
Variedad de peces
Las aguas de la laguna son hábitat de varias especies de peces. Aunque la diversidad no es muy amplia, resulta interesante el reconocimiento de cuatro especies de mojarras que solo se han identificado en el interior de este cuerpo de agua.
Una de estas es la Mojarra Flecha (amphilophus zaliosus), descubierta en 1976; un grupo de científicos nacionales y extranjeros identificaron recientemente tres nuevas especies de mojarras, cuyos nombres científicos y comunes están por definirse.
La Laguna de Apoyo fue escenario de un sismo de magnitud 5.4 Richter, con una profundidad de un kilómetro, el jueves 6 de julio de 2000, lo que provocó un enjambre de sismos, y un día después ocurrió el terremoto de Masaya, el 7 de julio de 2000, ubicándose el epicentro en El Coyotepe.
fuente/n.diario/ LIC/RENE DAVILA/030112

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada