nicaragua con vigor y gloria.

Loading...

sábado, 17 de septiembre de 2011

CLIMA E HIDROGRAFIA DE NICARAGUA..



Zonas climáticas del país

De acuerdo con la condición de lluvias y temperaturas, los tipos de climas se pueden resumir en cuatro grandes zonas:

a. La Zona Seca Tropical: Abarca las llanuras del Pacífico y regiones circunvecinas de los lagos, más algunas áreas de la región central debajo de los 500 mts. de elevación. Se caracteriza por una marcada estación seca de seis meses. Las temperaturas anuales suelen oscilar entre un mínimo de 25° y un máximo de 30° como promedio. La precipitación pluvial varía entre 700 mm. anuales en las regiones muy áridas y 1,500 mm. en las regiones más lluviosas.

b. La Zona Subtropical de Transición: Comprende gran parte de las alturas de la región norte y centro del país, más las sierras de Managua y alturas volcánicas, todas comprendidas entre los 500 y 1,500 mts. de elevación. La precipitación varía entre 1,500 y 2,500 mm. anuales, como promedio. La estación lluviosa puede extenderse por 7 u 8 meses, según la latitud, con presencia frecuentes de neblinas en las partes más altas. La temperatura es agradable, con promedios que oscilan entre los 22° y 27° centígrados.

c. La Zona Pre-Montaña: Es muy reducida. Comprende las pocas cumbres elevadas del país que sobre pasan los 1,500 mts. de elevación. Presenta precitaciones arriba de los 2,000 mm., casi siempre en forma de neblina y temperaturas sensiblemente templadas, con promedio alrededor de los 20° centígrados.

d.La Zona Húmeda Tropical: Comprende la alta llanura de la Costa Atlántica y Río San Juan, con relieves que descienden de los 500 mts. de altura hasta el nivel del Mar Caribe. Las temperaturas medias son altas, arriba de los 30° centígrados, comúnmente bochornoso. Las precipitaciones pluviales son excesivas, comprendidas entre los 2,500 y los 5000 mm. anuales, ya que la estación lluviosa se prolonga por 9 ó 10 meses, reduciendo el verano solamente a los meses de marzo y abril.

6.2 Cambios climáticos mensuales

Enero y febrero son meses muy secos, despejados y ventosos. Cuando soplan los vientos Nortes procedentes de Norteamérica, las temperaturas descienden al mínimo de su marca anual. Muchos árboles tropicales florecen en esta época en las sabanas.

En marzo y abril comienza la temperatura a subir. Los campos están marchitos y hay muchas quemas, polvo y humo en la atmósfera. Los días son soleados y las noches se tornan cada vez más cálidas; el viento alisios cesa. Florecen los árboles de la selva.

En mayo y junio se inicia la temporada de lluvia. Llueve normalmente por la tarde y la noche, a veces con tormentas e inundaciones. Los días se nublan, las temperaturas de los meses anteriores tienden a descender un poco. Los campos reverdecen y la vegetación surge y se recupera.

En julio y agosto se normalizan y hasta se suspenden durante una pocas semanas (veranillo). La combinación de calor y humedad son sensibles. La agricultura da sus primeras cosechas y el bosque luce espeso follaje verde.

Septiembre y octubre son por lo general meses lluviosos y tormentosos. Hay posibilidades que ocurran vendavales o temporales, con frecuentes y continuas lluvias, a consecuencia de las perturbaciones ciclónicas comunes en el Mar Caribe en esta época del año. La temperatura es alta pero tolerable. La vegetación alcanza su máximo desarrollo.

Noviembre y diciembre marcan el final de la estación húmeda, aunque pueden continuar las lluvias, especialmente en las partes altas y en la Costa Atlántica. El cielo se despeja y los vientos alisios comienzan a soplar, disminuye la temperatura. En la época de floración de las hierbas y de algunos árboles tempraneros en las llanuras del Pacífico. Las cosechas tropicales comienzan a dar sus frutos.

6.3 Regiones Morfológicas del País

De acuerdo a su historia geológica y los tipos de relieves resultantes, Nicaragua se divide en las siguientes regiones morfológicas:

a. Las formaciones volcánicas
b. La depresión lacustre
c. Las llanuras del Pacífico
d. La meseta segoviana
e. Las mesetas y serranías de la región central
f. La planicie del Caribe

6.4 Cuencas Fluviales y Lagos

La hidrografía de Nicaragua comprende dos grandes vertientes: la formada por todos los ríos que descargan en sus aguas en el Océano Pacífico y los que desaguan en el Mar Caribe.

Entre ambas vertientes se interponen los Lagos de Managua y Nicaragua, interceptando a numerosos ríos que originalmente se dirigían hacia el Oeste, pero que en la actualidad se vierten en ellos, los cuales, a su vez utilizan al Río San Juan para desaguar en el Caribe. Debido a esta intercepción lacustre la llamada “línea divisoria de las aguas” queda situada mucho más próxima y paralela al Pacífico que al Caribe, acortando los ríos que van al primero y alargando el curso de los que corren hacia el segundo.

6.5 Cuencas Hidrográficas

En Nicaragua existen numerosas cuencas, siendo la más extensa la del Río San Juan (por comprender a su vez la de los lagos) y la del Río Coco. Los ríos de la Costa Atlántica poseen un fuerte caudal debido a la extensión en sus cuencas como a las lluvias que son más copiosas y frecuentes que en la Región del Pacífico. Aquí los ríos son más cortos e incluso llegan a cortarse en la estación seca.

a. Ríos de la cuenca del Gofo de Fonseca: Los ríos más importantes que vierten sus aguas son el río Negro y el Estero Real, que son los más largos de la vertiente del Pacífico. El Negro nace y desemboca en Honduras, pero la mayor parte del curso se desenvuelve en territorio nicaragüense. Baja por la Sierra de La Botija y circula por el cálido llano de Somotillo; sus principales afluentes son los Quesos, El Gallo y Guasable. Desemboca en un área pantanosa que se confunde con el delta del Estero Real.

El Estero Real (137 Km., incluyendo a su afluente el Tecomapa, que con el Villanueva lo forman), circula en una amplia llanura apenas levantada pocos metros sobre el nivel del mar, en tal forma que la marea alta penetra aguas arriba por muchos kilómetros. Antes de desembocar emite varios ramales que forman serpentinos esteros entre amplios playones bordeados de manglares. En sus orillas se asienta el puerto fluvial Morazán, dedicado al corte de mangle, la pesca y la crianza artificial de camarones.

b.Ríos que desembocan en el Pacífico: Son cortos y de poco caudal; algunos emergen en la llanura de León y Chinandega como resultado de las aguas cálidas e infiltradas en la Serranía volcánica e los Maribios. Entre estos se mencionan el Atoya, Ameya, Cosmapa, Posoltega, Telica, Chiquito, entre otros, de los cuales algunos han sido represados para pequeños aprovechamientos hidroeléctricos o para regar cañaverales. El río Tamarindo de 28 Km. de longitud, corre al sur de Nagarote, en medio de un lecho de duras rocas y desemboca en la senada de Puerto Sandino. Cerca de su bocana hay salineras.

De las Sierras de Managua y Meseta de Los Pueblos bajan numerosas corrientes paralelas, que desembocan a través de arenosas bocanas en el Pacífico. Entre ellos se cuentan: San Joaquín, Soledad, El Carmen, San Diego, Citalapa, Montelimar, Masachapa, Tecolapa, Tular, Tepano, Casares, Tecomapa, Acayos y Escalante; éste último desemboca en la hermosa Bahía del Astillero.

Las corrientes que desaguan en el litoral de Rivas son las más cortas: Nagualapa, El Limón, Brito, Escameca, La Flor, Ostional y El Naranjo, que circulan entre bajas lomas y llegan a cortarse en la estación seca.

c.El Lago de Managua: El Lago de Managua o Xolotlán ocupa una extensión de 1,025 Km2, con una profundidad no mayor de 30 mts. en la parte más honda; su superficie varía entre invierno y verano y se encuentra a unos 39 mts. sobre el nivel del mar en promedio. El Lago tiene forma irregular, dividiéndose en dos masas conectadas por un estrecho, entre las Penínsulas de Chilpete y Panamá. Las aguas son turbias por la gran cantidad de tierra aluvial que baja de las Sierras en forma de correntadas lodosas. Recibe además las aguas servidas de la ciudad.

El Lago está rodeado de formaciones volcánicas. En su extremo occidental se levanta el airoso cono Momotombo; en medio de sus aguas emerge la Isla rocosa de Momotombito. La Península de Chiltepe, de origen volcánico, con sus dos preciosas lagunas, Xiloá y Apoyeque, se internan por la parte sur, mientras más cerca de Managua se encuentran las lagunas cráteres de Asososca, Nejapa y Tiscapa, todo lo cual enmarca a la Capital en un escenario de gran belleza panorámica. En la parte occidental del Lago se levanta como isla el pequeño cono extinto de Cocobolo o Momotombito.

Ocasionalmente, después de copiosas lluvias, el Lago rebasa el cuello de Tipitapa y descarga por un estero en el Lago de Nicaragua; de lo contrario, sus aguas se pierden por evaporación, abiertas como está a los vientos.

d.Ríos de la Cuenca del Xolotlán: Desembocan en la rivera norte del Lago los ríos Sinecapa, Viejo, Pacora y San Antonio. El primero baja de las mesas de Estelí, desciende entre angosta cañada, pasa por Santa Rosa del Peñón, sale al llano de El Jicaral, donde se ensancha y sigue su curso sinuoso hasta desembocar en el Volcán Momotombo y San Francisco Libre.

El Río Viejo, de 157 Km. de longitud, nace en las mesas entre Estelí y Jinotega; cruza por el llano de Sébaco y casi se junta con el Río Grande de Matagalpa. Más abajo de Sébaco se interna en angosto cañón, donde encuentra la represa hidroeléctrica de Santa Bárbara y finalmente se abre paso por el llano de San Francisco hasta el Lago de Managua. Los Ríos Pacoras y San Antonio bajan de la Meseta de Estrada; son cortos y cruzan por un llano seco y pedregoso, llegando a cortarse en la estación seca.

Por el lado sur, el Lago Xolotlán no recibe ríos debido a que el suelo, de origen volcánico, es muy poroso, favoreciendo más bien la infiltración de numerosas vertientes que manejan siempre húmeda la zona ubicada entre el Aeropuerto Internacional y Tipitapa. En inviernos, lluvias copiosas alimentan los torrentes que descienden de las Sierras de Managua rumbo al Lago, las cuales obstruyen casas e inundan a menudo los barrios periféricos de la Capital.

e.Lago de Nicaragua o Cocibolca: Cubre un área de 8,264 Km2, siendo después del Titicaca el más extenso entre los lagos de América Latina. Tiene forma ovalada y su eje mayor (Panaloya-San Carlos) mide 160 Km. La superficie está a 31 mts. sobre el nivel del mar. Se encuentra separado del Pacífico por un istmo de unos 20 Km. y desagua en el Caribe por medio del caudaloso Río San Juan. Todas estas circunstancias alentaron la posibilidad de construir un canal interoceánico durante el siglo pasado, usando el Lago y el río como vías naturales de navegación.

A pesar de su poca profundidad el Lago se presta para la navegación, siendo las aguas junto a las costas de Chontales muy mansas; por el contrario, frente a Rivas están siempre agitadas y en ciertas épocas se ponen muy “picadas” por efecto del viento.

El Lago de Nicaragua presenta numerosas islas, entre las que figuran Ometepe (276 Km2), formada por la unión de dos volcanes: El Concepción, activo, y El Madera, extinto. Es una isla pintoresca, rica en cultivos tropicales y piezas arqueológicas. En ella se asientan varios poblados, siendo los principales Moyogalpa y Altagracia.

La Isla Zapatera es el resto de un antiguo volcán muy erosionado. En tiempos precolombinos fue santuario aborigen, guardando estatuas de piedra y valiosa cerámica. El Archipiélago de Solentiname, frente a San Carlos, está formado por numerosas islas pintorescas, entre las que figuran Mancarrón, Mancarroncito, San Fernando y La Venada.

Las Isletas al sur de Granada, son más de 300 islotes panorámicos, producto de lo que pudo haber sido una avalancha o una explosión volcánica. Constituyen posiblemente el escenario turístico más visitado del país con sus árboles frutales, pájaros tropicales y canales de aguas mansas. Frente a las costas de Chontales se encuentran los islotes de Cacaguapa (La Flor, La Rosa, El Muerto, Isla Redonda e Isla Grande). La antigua Isla de La Pelona es un pequeño cerro convertido en Península. El Archipiélago de Nancital, San Bernardo y San Bernardito, El Boquete, Guarumo y Carrizal completan el resto de islotes junto a la costa oriental.

El Lago de Nicaragua es rico en peces, entre ellos gran variedad de sardinas, mojarras, guapotes, guabinas, róbalos y la tilapia introducida en época reciente. También habitan sus aguas el arcaico garpar, el tiburón de aguas dulces, Carcharhinus leucas, los pejesierras y el sábalo real; estos últimos proceden del Mar Caribe y remontan el Río San Juan, siendo verdaderas curiosidades ictiológica.

f.Ríos de la Cuenca del Cocibolca: Proceden del estrecho del istmo de Rivas: Ostayo, Majaste, El Limón, Lajas, Enmedio, Gil González, Nocarime y Las Lajas, algunos de los cuales riegan pastizales y ricos plantíos agrícolas. El Ochomogo de 25 Km. de longitud, nace del occidente de Nandaime y desemboca frente a la Isla Zapatera, acarreando sus aguas muchos sedimentos. Al sur de Bombacho cursa el Manares que drena un sinnúmero de lagunetas situadas al pie del volcán. En la rivera oriental del Lago desembocan: Malacatoya de 122 Km. de longitud; baja de la Meseta del Cerro Alegre hasta el llano de Teustepe y Las Banderas, donde ha sido represado formando el lago artificial de Las Canoas. Recibe como afluente al Boaco, Teocinal y Ayoja; junto a su desembocadura se cultiva extensamente el arroz.

El Tecolostote de 55 Km., desciende de las mesas de Camoapa y Cerro Cuisaltepe, pasando por una llanura seca pedregosa, hasta desembocar en el Lago. Mayales de 80 Km., lo forman los ríos Cuapa y Pirri; baja rodeando Juigalpa y recibe como tributario principal al Cuisalá; desembocan en el lago. El Mayales de 80 Km. lo forman los ríos Cuapa y Pirre; baja bordeando Juigalpa y recibe como tributario principal al Cuisalá; desemboca en medio de esteros pantanosos. Ojocuapa, con sus afluentes Lóvago y Acoyapa, drenan los llanos de Chontales donde prospera una extensa ganadería.

El Oyate de 70 km de longitud, nace en los cerros de Arrancabarba y desemboca en la Bahía El Morrito. El caudaloso Telpenaguasapa (62 Km.) drena los llanos de San Miguelito y sus aguas derivadas de acequias sirven para regar arrozales. Camastro y Tule bajan de la Serranía de Polaina, de sus cuencas se extrajeron maderas preciosas. Por la ribera sur proceden varios ríos, cuyo curso se verifica principalmente en Costa Rica. Descienden de la Cordillera Volcánica de Guanacaste y entran a Nicaragua recorriendo los escasos 3 Km. que separan la frontera de la costa sur del lago. Entre los ríos se mencionan: el Sapoá, Sábalos, Orosí, Toro, Pizote, Cucaracha, Guacalito, Zapote y Frío.

g.El Río San Juan o Desaguadero: es llamado así por dar salida del Lago de Nicaragua hacia el Mar Caribe. Tiene una longitud ondulante de 190 Km., desde el comienzo en San Carlos hasta la desembocadura en San Juan de Norte. Entre San Carlos y El Castillo las riberas del río están pobladas; presentan una anchura de 300 mts. de orilla cenagosa, aunque en las partes altas hay buenos pastos y se cultiva raicilla. En El Castillo arrancan los impresionantes raudales del mismo nombre, verdaderos obstáculos para la navegación; estos rápidos continúan aguas abajo con los nombres de Las Balas, San Pablo, Diamante, Machuca y Campana. Más adelante, el río se angosta pasando entre cuellos estrechados por selváticas montañas, para recobrar después su majestuosa anchura en la desembocadura del Río San Carlos, su principal afluente que procede de Costa Rica. Continúa en amplias vueltas y rectilíneos tablazos hasta el llamado Delta del Colorado, donde la corriente se bifurca en dos: la de mayor caudal sigue por Costa Rica, hasta salir al mar en Barra del Colorado; el menor continúa ramificándose a su vez en varios caños angostos que se abren paso a la Laguna o Bahía de San Juan del Norte.

El Río San Juan es el río de mayor importancia histórica en Centroamérica. Descubierto y explorado por los primeros conquistadores españoles, fue escenario de invasiones de piratas y traficantes ingleses durante la Colonia, luego formó parte de la famosa Ruta del Tránsito, en tiempos de Walter y Vanderbilt y, finalmente, ruta para un posible canal interoceánico. Por sus aguas de belleza indescriptible navegaron el diplomático norteamericano Squier, el novelista Mark Twain, el naturista inglés Thomas Belt, el arqueólogo sueco Carl Bovallius, el explorador polar Robert Peary entre otros.

h.Los ríos Indio, Maíz y Punta Gorda: corren entre San Juan del Norte y Bluefields. Bajan de las selváticas y lluviosas montañas de Yolaina y Chiripa; sus cuencas son muy deshabitadas y forman parte de la actual Reserva Biológica Indio – Maíz. Su fauna silvestre es rica y variada, abundando las fieras, las dantas y chanchos de monte. El Indio de 70 Km. de longitud desemboca en la bahía de San Juan del Norte, luego de recorrer varios kilómetros paralelo al litoral, del que apenas lo separa una delgada y arenosa barrera. El Maíz es uno de los ríos más aislados y de difícil acceso en Nicaragua. El hermoso río Punta Gorda de 115 Km. de longitud, presenta en su curso numerosos saltos rápidos; se abre paso directamente hacia el Caribe.

i.La Cuenca del Escondido: tiene 88 Km. de longitud, está formado por la confluencia simultánea de tres grandes ríos: Sikia, Mico y Rama., abarcando en total una cuenca de 13,000 Km. El Sikia y Mico bajan de las Serranías de Chontales y sus cuencas han sido aprovechadas por la ganadería. El Rama procede de la región de Yolaina donde existieron bosques antes que la zona fuera colonizada y talada. El ancho Escondido es navegable hasta su desembocadura en la bahía de Bluefields, por medio de barcazas que hacen cabotaje entre el puerto fluvial de Rama y el marino Bluff. La cuenca, antiguo emporio bananero, se ha visto transformado en los últimos años por extensos pastizales para la ganadería. Su importancia comercial se ha incrementado a través de la carretera a Rama. Sin embargo, la extensa deforestación que ha sufrido en los últimos 50 años ha vuelto vulnerable a los desbordamientos que con frecuencia hinchan sus aguas e inundan el puerto fluvial.

j.Wawashán, Kurinwás, Grande de Matagalpa y Tuma: los dos primeros son tributarios de la extensa Laguna de Perlas. Su curso es selvático, con pocos raudales y meandros. De sus cuencas se han extraído valiosas maderas y en sus bosques esconde una abundante vida silvestre. Son afluentes del Kurimwás los ríos Kukrawala y Kumkum.

El Río Grande de Matagalpa es después del Coco el segundo cauce fluvial más largo del país, con una longitud de 465 Km. y cuenca de 18,000 Km2, abarcando además la del Tuma, su afluente principal. El Río Grande nace en las montañas al norte de la ciudad de Matagalpa y corre por estrecho cañón hasta salir al llano de Sébaco. Luego tuerce hacia el Este recibiendo como principales tributarios al Calico, Tapasle, Upá, Compasagua, Bulbul y Olama. Más allá de Olama presenta números rápidos y vueltas; recibe como afluentes adicionales al Saiz, Congo, Murra, Likia, Paiwas, Copular, Toboba y Tuma.

El Tuma mide 180 Km. de longitud. Tiene sus fuentes cerca de San Rafael del Norte. Al pasar por el Valle de Apanás ha sido represado para formar embalses artificiales. Abajo de la presa de Mancotal se encañona y abre paso entre húmedas cañadas, donde recibe importantes afluentes, entre ellos, Yaoska, Iyas, Wilike y Lisawe, anteriormente habitados por dispersas familias de indios sumus. Confluye en el Río Grande la localidad de San Pedro del Norte.

Continúa el río Grande aguas abajo de San Pedro, siendo desde este punto navegable en embarcaciones de cierto calado, pese a sus numerosos raudales y correntadas. Más allá de Makantaka el río es notable por su anchura, describe numerosas y amplias curvas en un área de extensos pantanos y entre llanos de pinos. Finalmente el río majestuoso, con su anchura mayor de 300 mts, se abre paso hacia el mar, salvando una peligrosa barra.

k.Cuenca del Prinzapolka: comprende más de 8,000 Km2, siendo el Prinzapolka la corriente principal, con 245 Km. de longitud, de los cuales la mitad son navegables por pequeñas embarcaciones. Su principal afluente es Bambana de 143 Km., caracterizado por numerosas vueltas. Ambos ríos bajan de los distritos mineros de Siuna, Bonanza y Rosita. En su curso inferior el río Prinzapolka circula en medio de un área pantanosa, con muchas lagunetas laterales, bifurcándose al final en dos amplios brazos: el Prinzpolka, propiamente dicho y el Waalpasiksa, que se abren paso al mar tras peligrosas barras. En un tiempo el río acarreo gran cantidad de troncos maderables flotantes provenientes de los espesos bosques que en el pasado revestían su cuenca.

l.El Kukulaya y el Wawa: corren por 140 y 160 Km. respectivamente, surcando una llanura selvática al occidente de Puerto Cabezas, siendo navegables en los últimos 25 y 50 Km. respectivamente. En un tiempo sus cuencas fueron sembradas con extensas plantaciones de banano. El Kukalaya desemboca en la laguna de Wounta y tiene como principal afluente al Layasiksa. El hermoso Wawa desagua en la laguan de Karatá y su afluente más importante es le Likus, que cursa por la llanura de Miskita, sembrada de pinares.

m.El río Coco, Segovia o Wanki: es el más largo de Centroamérica, midiendo unos 680 Km. Nace de la confluencia del río hondureño Comalí con el nicaragüense Tapacalí, unión que se verifica cerca del puesto fronterizo de El Espino. El curso superior discurre en medio de amplios playones arenosos, donde se descubren a veces pepitas de oro. En esta sección que es la más poblada, recibe como afluentes al Estelí, Yalí, Montecristi, Jícaro, Fantasma, Cua y Poteca.

En su curso medio, desde el Poteca hasta el Waspuk, el río recorre una zona poco habitada, entre impenetrables selvas. Ciertas partes se encañona y forma numerosos rápidos que como los de Kiuras y Kairasa dificultan la navegación. En este sector recibe también a sus afluentes el Bocay (115 Km.) y Waspuk (138). El primero sigue un curso rectilíneo entre paredones de caliza. El Waspuk circula en medio de selvas. Es el río sagrado de los Sumus; cerca de su confluencia presenta el alargado salto de Yajuk.

Aguas abajo del Waspuk el río Coco es navegable en embarcaciones de medio calado, circulando majestuoso en medio de una amplia llanura, bordeado de numerosas aldeas miskitas. Sus afluentes en esta sección son cortos; presenta también numerosas lagunetas laterales que son viejos cauces que el río ha abandonado. Cerca de la desembocadura el Coco serpentea en medio de amplias zonas pantanosas, que periódicamente se inundan con los emplayamientos del río. Antes de desembocar forma un pequeño delta hasta encontrar salida en el cabo Gracias a Dios

LIC:RENE DAVILA / 15090011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada